Micrometro

5/5 - (1 voto)
Micrómetro

Un micrómetro es un instrumento de medición de precisión utilizado para medir longitudes pequeñas. También se conoce como tornillo de Palmer y su componente principal es un tornillo con rosca precisa y uniforme.

En este artículo, exploraremos la definición de micrómetro, sus partes, cómo funciona y los distintos tipos disponibles. También hablaremos de cómo utilizarlo para obtener medidas precisas y de dónde encontrarlo a bajo precio.

Sigue leyendo para conocer mejor esta importante herramienta.

Definición

También conocido como tornillo de Palmer, el micrómetro es un instrumento utilizado en el campo de la ingeniería mecánica y el mecanizado para realizar medidas muy precisas de objetos. El aparato es capaz de medir dimensiones en milésimas de milímetro, y desempeña un papel crucial a la hora de garantizar la precisión y calidad de los componentes y productos fabricados. El nombre de «micrómetro» proviene de las palabras griegas «micros», que significa pequeño, y «metron», que significa medida.

El micrómetro consta de un yunque fijo y un mecanismo de tornillo con una rosca precisa. Cuando el objeto se inserta entre el husillo (la parte móvil) y el yunque, se gira el husillo para acercar el objeto al yunque. La medida se obtiene leyendo la escala grabada en la camisa, que está calibrada en milímetros, y la fracción adicional de un milímetro la determina el husillo giratorio, que tiene una calibración más fina. La rosca precisa y uniforme del tornillo permite al micrómetro realizar medidas exactas y uniformes.

Existen distintos tipos de micrómetros diseñados para medir cosas concretas, como el micrómetro exterior, el micrómetro interior y el goniómetro. Cada tipo sirve para una función única, permitiendo la medición de diversas dimensiones y profundidades con una precisión excepcional. Estos instrumentos son indispensables en industrias donde la precisión y la exactitud son de suma importancia, como la fabricación, la ingeniería y la metrología.

Partes de un micrómetro

Las principales partes de un micrómetro son el bastidor, el yunque, el husillo, la contratuerca, la camisa, el husillo, el cañón y el tope de trinquete. El bastidor proporciona la estructura y el soporte para los demás componentes, mientras que el yunque y el husillo se encargan de contactar con el objeto que se va a medir. La contratuerca mantiene el husillo en una posición fija para evitar cualquier movimiento durante el proceso de medición. La camisa, el husillo y el cañón contienen la escala de medición, y son esenciales para obtener lecturas precisas. El tope de trinquete garantiza que el usuario aplique una presión uniforme al tomar las medidas, lo que contribuye a la reproducibilidad y precisión de los resultados.

Además, el micrómetro puede tener una escala vernier o una pantalla digital, que mejoran aún más sus capacidades de medición y facilidad de uso. La escala vernier proporciona un mayor nivel de precisión al permitir lecturas en incrementos más pequeños que la escala principal, mientras que los micrómetros digitales ofrecen lecturas numéricas directas, eliminando la necesidad de interpretar manualmente las divisiones de la escala.

Funcionamiento

El funcionamiento de un micrómetro se basa en el principio fundamental de un mecanismo de tornillo. Al girar el husillo, éste se desplaza linealmente, lo que permite al usuario acercarse al objeto y aplicar una cantidad controlada de presión para medirlo. La escala clara y precisa, junto con el tornillo de rosca fina, permiten al usuario determinar las dimensiones del objeto con una precisión excepcional. Un manejo y una técnica adecuados son vitales para obtener medidas fiables, y el uso del tope de trinquete garantiza la aplicación uniforme y constante de la fuerza, minimizando la variabilidad de los resultados.

Al utilizar un micrómetro, es esencial asegurarse de que el objeto que se va a medir y las caras de medición del yunque y el husillo están limpios y libres de cualquier residuo o partícula extraña que pueda afectar a la precisión de la medida. El objeto debe colocarse firmemente entre el yunque y el husillo, y el usuario debe evitar apretar demasiado el micrómetro para evitar daños en el instrumento y en el objeto que se está midiendo. La técnica adecuada para tomar medidas, combinada con la precisa construcción del micrómetro, facilita la obtención de resultados muy precisos y repetibles.

Tipos de micrómetros

Los micrómetros están disponibles en varios tipos, cada uno adaptado a aplicaciones de medida específicas. Los tipos más comunes son el micrómetro exterior, el micrómetro interior, el micrómetro de profundidad y los micrómetros especiales diseñados para tareas de medición únicas. Los micrómetros exteriores, también conocidos como calibres micrométricos, se utilizan ampliamente para medir las dimensiones exteriores de objetos como ejes, bloques y otras piezas de trabajo. Los micrómetros interiores, en cambio, se utilizan para determinar las dimensiones internas de aberturas, taladros y cilindros con gran precisión.

Micrómetros exteriores

Los micrómetros exteriores, como su nombre indica, se emplean para medir las dimensiones exteriores de objetos. Se componen de un yunque fijo y un husillo móvil, y la medida se obtiene haciendo girar el husillo hasta que éste entra en contacto con el objeto y leyendo la posición del husillo en la camisa. La escala clara y la fina pasada de rosca permiten lecturas precisas y directas de la dimensión medida, que suele expresarse en milímetros y fracciones de milímetro para medidas precisas y detalladas.

El uso de micrómetros exteriores está muy extendido en diversos sectores, como la fabricación, el mecanizado y el control de calidad, donde la determinación precisa de las dimensiones de la pieza es fundamental para garantizar su conformidad con las especificaciones y tolerancias del diseño. La versatilidad, precisión y fiabilidad de los micrómetros exteriores han afianzado su posición como herramientas indispensables para los procesos de metrología dimensional y control de calidad.

Micrómetros interiores

Los micrómetros interiores, también conocidos como micrómetros de interior, están diseñados específicamente para medir las dimensiones interiores de objetos, como cilindros, tubos y cojinetes, con una precisión excepcional. Este tipo de micrómetro consta de un sistema de tres puntos de contacto, incluida la cabeza de medición, la regla de ajuste y las varillas de extensión, que permiten realizar medidas versátiles y precisas de agujeros y ranuras interiores. Los yunques ajustables y el husillo del micrómetro interior permiten al usuario posicionar, expandir y fijar el aparato dentro del objeto que se va a medir, proporcionando datos dimensionales precisos y fiables.

Los micrómetros interiores se utilizan ampliamente en industrias relacionadas con la fabricación y el mantenimiento de maquinaria y equipos de precisión, donde el ajuste preciso de las piezas encajadas y el cumplimiento de estrictas tolerancias dimensionales son fundamentales. Su capacidad para medir dimensiones internas con gran precisión y repetibilidad los convierte en instrumentos esenciales para garantizar la calidad, funcionalidad e intercambiabilidad de los componentes y conjuntos mecánicos.

Micrómetros de profundidad

Los micrómetros de profundidad son instrumentos especializados diseñados para medir la profundidad de cavidades, ranuras, avellanaduras y otros elementos que requieran una evaluación precisa de la profundidad. Estos micrómetros tienen un diseño estilizado en forma de varilla, con una varilla de medición, una base y un husillo para determinar la profundidad. La varilla ajustable permite un posicionamiento versátil dentro de la cavidad o característica, y la escala clara del husillo facilita la lectura precisa de la profundidad en conjunción con la base. Los micrómetros de profundidad son herramientas vitales en varios sectores, como la metalurgia, la carpintería y la fabricación, donde la medición precisa de la profundidad es esencial para el funcionamiento y la alineación correctos de componentes y estructuras.

Cómo utilizar un micrómetro

Utilizar un micrómetro requiere un enfoque sistemático y precisión para garantizar medidas precisas y fiables. Los pasos siguientes describen el proceso típico para utilizar un micrómetro exterior, que puede adaptarse a los requisitos específicos de otros tipos de micrómetros, como los micrómetros de profundidad y los micrómetros de interior

Mesurando el objeto

1. Dónde se encuentran las mejores ofertas. Limpiar las superficies: Asegúrate de que las caras de medición del yunque y el husillo, así como el objeto que se va a medir, están limpios y libres de contaminantes o residuos que puedan afectar a la precisión de la medida.

2. Colocar el objeto: Coloca el objeto entre el yunque y el husillo, asegurándote de que está correctamente alineado y sujeto con firmeza para evitar deslizamientos o desalineaciones durante el proceso de medición.

3. Aplicar presión: Gira el tornillo sin fin para hacer avanzar el husillo en dirección al objeto, aplicando una presión suave y uniforme para que haga contacto con el objeto sin apretar demasiado, lo que podría provocar medidas erróneas o dañar el instrumento y el objeto.

4. Toma la medida: Lee la escala de la camisa para determinar la medida primaria en milímetros, y luego utiliza el tornillo finamente calibrado para averiguar la fracción adicional de un milímetro, asegurándote de que la lectura se realiza en el punto del tornillo que coincide con la escala de la camisa.

Lectura de escalas

La escala de la camisa del micrómetro suele estar grabada con divisiones de milímetro, que representan cada una un milímetro entero. Además, la camisa puede incorporar una escala vernier con divisiones más pequeñas, que permite realizar mediciones con un mayor grado de precisión, a menudo con incrementos de 0,01 mm o inferiores. La cabeza móvil, que gira para entrar en contacto con el objeto, lleva grabadas las líneas de calibración correspondientes para facilitar la obtención de lecturas precisas. Alineando la escala de la cabeza con la escala de la camisa y la vernier, si la hubiera, el usuario puede determinar con precisión la dimensión medida, teniendo en cuenta tanto la escala principal como la fracción de milímetro indicada por la posición de la cabeza móvil.

Conclusión

En conclusión, el micrómetro es una herramienta esencial para medir con precisión objetos pequeños. Su tornillo preciso y uniforme permite realizar mediciones en centésimas de milímetro. Con sus diferentes tipos y su bajo precio en RS, es un complemento valioso para cualquier juego de herramientas. Aprendiendo a utilizar y leer la escala, se puede dominar el arte de medir con un micrómetro. Pídelo ahora y aprovecha el envío gratuito con Amazon Prime.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *